El Atlas Masculino: Como enloquecer a un hombre de placer

El amor no conoce más límites que los de tus inhibiciones y tu cobardía. No hay fronteras que no rebase la mujer que se atreve a experimentar en el cuerpo de su amante con una única idea en la cabeza: como enloquecer a un hombre de placer.

¿Imposible? No si sigues los caminos correctos por ese Atlas que es el cuerpo masculino.

Primera parada: su piel. Las caricias previas son parte esencial del erotismo y del buen sexo. Está demostrado que las mujeres que se demoran al menos 20 minutos en el jugueteo previo, excitan a un hombre hasta llevar a un 90% su probabilidad de un gran desempeño sexual.

Segunda parada: su cerebro. Cuando una mujer tiene un orgasmo, el cerebro del hombre se relaja y pierde parte de su impulso sexual. Esta es una relajación que puede llevarlo a perder la excitación del todo. Para descubrir como enloquecer a un hombre de placer, haz caso a ese dicho que dice “Las chicas buenas terminan al final”.

Tercera parada: su boca. Para dominar el arte de como enloquecer a un hombre de placer nunca desprecies el poder de los labios: es la región más llena de terminaciones nerviosas del cuerpo masculino. Una buena sesión de besos largos y mordelones despertará todo lo que pueda estar dormido en él. Además de que conservamos un comportamiento animal que hace que ofrecer la boca nos excite, pues demuestra que el otro confía en nosotros al ofrecernos su parte más vulnerable.

Cuarta parada: sus testículos. Son tan feos como la cáscara de una nuez, pero son tan sensibles que es increíble que no sean parte esencial del arte de como enloquecer a un hombre de placer: ponlos en tus labios y absórbelos (pero nunca los aprietes). Si los masturbas, acarícialos al mismo tiempo y la sensación lo arrebatara.

Quinta parada: su recto. Sí, como lo lees: su ano. Es que ahí dentro hay una zona que no puedes pasar por alto en tu aprendizaje de como enloquecer a un hombre de placer: el punto G. Sí, ellos también tienen uno. Con tu dedo índice bien lubricado, búscalo en el interior de su recto: es una zona blanda justo debajo de los testículos. Estimúlalo girando tu dedo en el sentido de las manecillas del reloj.

Sexta parada: su pene. Es un hecho que sabes para consolidar el arte de como enloquecer a un hombre de placer, pero quizá no lo has visto como deberías, y tal vez sólo te has centrado en la parte de arriba, el glande. La próxima vez usa tus manos y tu boca en la base de su tallo, pues el pene es mucho más sensible en esa región.

El placer es el camino al corazón de un hombre. Si emprendes esa ruta, hazlo con pasión y alegría, y le enloquecerás hasta la felicidad.

 

Si estás interesada en aprender más técnicas sobre como satisfacer a cualquier hombre en la cama entonces te recomiendo que le eches un vistazo a la guía Afrodita en la Cama

Speak Your Mind

*